h1

Narración. Autores: Alejandro Rodriguez-Braian Díaz

18 junio 2009

Un día como estudiantes en Aiguá

Después de una fría noche, al otro día sinceramente es difícil combatir el sueño y poder levantarnos de nuestra querida cama.

Después de un rico y humeante café con leche, y unas deliciosas tostadas preparadas por nuestras madres, observamos el reloj y nos aseguramos de que si aún nos queda tiempo para llegar en hora a nuestro liceo. De esta manera emprendemos una nueva jornada de clases.

Durante el recorrido hacia el liceo nos encontramos con calles solitarias, perros ambulantes y aquella sensación de que todo el pueblo aún duerme.

Cuando llegamos a nuestro liceo, nos encontramos con nuestros compañeros y después del fuerte y seguro sonido del timbre, nos dirigimos a nuestro respectivo salón, donde aún con algo de sueño comenzamos a trabajar.

En el recreo podemos encontrar compañeros conversando, otros completando tareas y estudiando para algún escrito. También está presente la cantina de Juanita donde siempre nos espera con deliciosos bocadillos; después inesperadamente suena el timbre que nos indica que debemos entrar nuevamente a clase, y así sucesivamente hasta que el mismo suena por última vez indicando la culminación de nuestra jornada en el liceo.

Autores: Braian Díaz

Alejandro Rodríguez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: